Las fiestas temáticas: no hay límites para la creatividad

Las fiestas temáticas no son una idea reciente pero si una tendencia que cada vez se vuelve más habitual entre nuestros clientes. Son divertidas, entretenidas y permiten explorar temas decorativos en sus más diversos formatos, impregnando de personalidad y mucho ingenio cualquier evento.

Estilo vintage, inspirado en algún superhéroe o rememorando parejas clásicas de la gran pantalla, son algunos de los motivos que sirven de trasfondo para ambientar la creatividad de las fiestas temáticas. Por fortuna este tipo eventos no están proscriptos para nadie y su popularidad se consolida como la opción favorita de celebración.

Fiesta temática sobre Las Vegas
Caracas, Hotel Marriot.

¿Cómo hacer fiestas temáticas?

Lo fundamental es elegir un tema que te guste y se parezca a ti, personaliza cada detalle y convierte la decoración en un lienzo de creatividad. No hay límites. Los temas pueden ser innumerables: colores, religiones, estilos de moda, suceso histórico, personajes relevantes, cualquier cosa que se te ocurra. Pero si no sabes cómo elegir tu tema, es válido explorar imágenes en la web, buscar en tiendas de modas, en revistas o en cualquier otro sitio que logre llenarte de inspiración. Si la idea no puede concretarse en un proyecto decorativo ejecutable, entonces es preferible explorar nuevas iniciativas menos ambiciosas.

Establece un “código de vestimenta” y motiva a tus invitados desde el primer momento, a través de invitaciones originales que despierten de inmediato su interés. Conviértelos en protagonistas de la fiesta y no en simples espectadores. Si eres la anfitriona tu atuendo tiene que dar el ejemplo. Intenta encontrar el mejor, el más original y el más trabajado. El éxito de esta fiesta pasa por ti, así que ya sea una fiesta sesentera, una fiesta hippie o una fiesta hawaiana, tu misión es meterte en el papel lo máximo posible.

Un detalle especial que convertirá tu fiesta temática en algo memorable, es intervenir la comida y la bebida para que sean parte del concepto, es decir; un menú especialmente ideado para la ocasión.

¿Qué cosas debemos evitar?

Hay una ligera línea entre una fiesta temática y una fiesta de disfraces. No se trata de ir vestidas cada una a su manera, ni de improvisar para salir del paso. Una fiesta temática es una actividad planificada y ejecutada bajo criterios decorativos, estéticos y conceptuales previamente definidos. Involúcrate de lleno y asume en serio tu evento temático.